El Cuidado de los Dientes

El Cuidado de los Dientes

El cuidado de los dientes debe empezar desde bebé, introduciendo en la rutina diaria de la higiene limpiar los dientes, las encías y la lengua para eliminar las bacterias que ocasionan caries o problemas bucales.

Desde bebés 

      Cuando sale el primer diente de leche, alrededor de los 6 meses, ya podemos empezar con la higiene bucal. Debemos tener en cuenta que, cuanto antes comencemos, menos riesgo tiene luego El Niño de desarrollar caries. La higiene bucal debe realizarse como mínimo dos veces al día, especialmente antes de dormir. Asimismo, cuando ya tomen sólidos se aconseja realizar limpieza bucal después de ingerir comida que pueda producir caries, (zumo, galletas, chocolate)

En los niños menores de dos años, la técnica sigue el principio de: en el mínimo tiempo posible, la máxima efectividad, ya que como saben bien las madres, no es tarea sencilla, pero como cualquier hábito, lo importante es la constancia y mantenerlo.

A partir de los 2 o 3 años, suelen haber integrado ya el hábito de rutina diaria y aceptan bastante bien la higiene bucal.

Cepillo e hilo dental

      Respecto al cepillo, no todos valen. Tiene que estar adaptado a las necesidades de cada etapa. Un buen cepillo infantil posee un mango recto y grueso (para facilitar el agarre) y cerdas suaves, con las puertas tras redondeadas (para no lastimar las encías) . El tamaño debe ser el adecuado par la boca del niño. Cuando veamos que las cerdas se abren hay que cambiar de cepillo.

Algunos niños muerden mucho los cepillos y, en estos casos, se deben cambiar con mayor frecuencia. Como regla general, se sugiere cambiar el cepillo cada 4 meses. Alrededor de los 4 años se recomienda que El Niño empiece a familiarizarse con el hilo dental, ya que las caries entre molares de leche son muy frecuentes incluso en menores de 6 años que tienen una higiene bucal correcta. A esa edad, los molares se juntan y conviene pasar el hilo dental cada noche entre esas zonas, ya que el cepillo dental no puede eliminar la comida que queda atrapada entre los dientes. Para facilitar el trabajo, existen unos dispositivos llamados flossers, que es un arco plástico con un hilo tensado.

A que edad es aconsejable acudir al dentista?

      La primera visita al dentista conviene hacerse antes de los 18 meses, o a más tardar, cuando salgan las muelas de leche, para prevenir la caries. Es importante recordar que los tratamientos preventivos son menos agresivos y menos traumáticos que los remedios curativos. La visita urgente, se hará cuando los padres detecten un color diferente en los dientes de leche, a veces por un traumatismo bucodental.

Técnica y uso de flúor 

      Cuando hay dientes de leche, la técnica puede ser horizontal (de adelante hacia atrás) ya que es la manera más rápida y sencilla de arrastrar todos los restos de comida adheridos a los dientes. Se debe frotar el cepillo por las superficies externas, internas y masticatorias, durante un mínimo de 10 segundos en cada parte. En un niño colaborador, lo más conveniente es cepillar los dientes durante dos minutos, así como la lengua (sólo la mitad externa para evitar el reflejo nauseoso)

El flúor impide el desarrollo de caries, pero en los más pequeños es una sustancia peligrosa. Las pastas dentífricas con flúor solo deben incorporarse a la higiene bucal cuando El Niño ya sepa escupir, porque esta sustancia es potencialmente tóxica.

Un guisante de pasta es suficiente para beneficiarse de sus efectos anticaries. En niños que todavía no han aprendido a escupir (menores de dos años) el dentista debe valorar el riesgo que tienen de desarrollar caries, evaluando factores como la limpieza bucal, la dieta, la salud bucal de los padres, la alimentación nocturna, la forma de los molares, la presencia de defectos en el esmalte......

All comments

Leave a Reply