Cervicalgia

Cervicalgia

Entendemos por cervicalgia todo dolor cervical, irradiado al miembro superior, cervicobraquialgia que puede llegar a limitar los movimientos y acompañarse de neuropatía.

      La mayoría de las veces tienen un origen mecánico y tiende a autolimitarse en el primer mes. Con frecuencia, los pacientes describen una variada colección de síntomas como, mareos inespecíficos, insomnio, dolores erráticos, con gran componente funcional, que habitualmente no responde a multitud de tratamientos.

      Supone un cuadro frecuente con un 10 % de prevalencia que aparece en algún momento de la vida hasta en el 70% de los pacientes. En general se produce una recuperación antes de las 6 semanas, aunque el 20% puede evolucionar a la cronicidad, lo cual sucede con mayor frecuencia en pacientes mayores de 40años.

      Es más frecuente en mujeres entre 55 y 65 años, en ocasiones relacionado con la realización de esfuerzos físicos, o la existencia de determinados mecanismos posturales en relación con el hábito laboral.

      Artrosis cervical

      Conviene subrayar que la existencia de artrosis cervical no supone un factor de riesgo para presentar cervicalgia, aunque si es habitual los cambios degenerativos radiológicos en pacientes a partir de 30 años.

      Etiología subyacente: trastornos mecánicos en el trabajo

      Debemos considerar la existencia de trastornos mecánicos, posturas anómalas, falta de ejercicio, todo ello en un contexto laboral. Esto es en un 98% de los casos, donde se desencadena una inflamación crónica en las vértebras y discos con la consiguiente alteración en la movilidad y dolor.

      Manifestaciones clínicas

      La evaluación de un paciente con cervicalgia, el objetivo inicial es localizar el origen del dolor y detectar signos de alarma que nos alerten sobre la gravedad del proceso. Es imprescindible obtener una clara descripción del dolor, evolución y desencadenante se. Debemos valorar lo siguiente:

·  Antecedentes de traumatismo, fracturas, luxación, esguince cervical,

·  Tipo de actividad laboral

·  Ausencia de traumatismo, inició agudo sugiere espasmo muscular: tortícolis 

·  Síntomas neurológicos

·  Radiculopatía, compromiso radicular (nervio que intervalos el brazo)

·  Compromiso medular (médula espinal)

 

      Radiculopatía

      Compromiso radicular, atrapamiento del plexo nervioso que emerge de entre las vértebras cervicales e inerva el brazo.

      Aparece dolor irradiado al brazo, impotencia funcional, dolor que aumenta con la tos y con la maniobra de Valsalva (coger aire y apretar con el abdomen), perdida de fuerza, perdida de sensibilidad y amiotrofia (músculo atrofiado)

      Compromiso medular

      Si existe una compresión de la médula espinal, tendría lugar alteraciones de la marcha, pérdida del control de esfínteres, trastornos sensitivos en miembros inferiores.

      En la exploración física siempre se debe descartar el compromiso medular y radicular, para ello se ríen que explorar la fuerza, sensibilidad y los reflejos osteotendinosos.

All comments

Leave a Reply